ESTADOS UNIDOSMUNDO

Científicos detectan nube gigante que no era ni lluvia ni tormenta

Una nube gigante, que no correspondía ni a una tormenta o lluvia, apareció en el radar meteorológico del Servicio Meteorológico Nacional estadounidense (NWS), en California, Estados Unidos.

La anomalía se presentó este martes en la noche cuando se desplazaba sobre el sur del condado de San Bernandino en California.

La extraña nube llamó la atención de los científicos del centro, quienes no esperan ningún fenómeno climático que coincidiera con lo mostrado en las pantallas

«Fue muy extraño porque era un día relativamente claro y realmente no esperábamos lluvia o tormentas eléctricas, pero nuestro radar indicaba que había algo allá afuera», relató la meteoróloga del NWS Casey Oswant.

Oswant y el resto de los científicos del instituto, se comunicaron con un observador del clima en Wrightwood, a corta distancia de donde se ubicaba el fenómeno, quien aseguró que se trataba de un inmenso enjambre de mariquitas.

La NWS reportó el descubrimiento en su cuenta de Twitter.

Según lo informado por la meteoróloga, el enjambre estaba sobrevolando la zona, a casi medio kilómetro sobre el suelo, formando una “nube” de 16 kilómetros de ancho, que fue detectada por los radares como una “tormenta ligera”.

La noticia llamó la atención de medios de comunicación locales, nacionales y extranjeros, así como de la comunidad científica, sin embargo, no hay otras evidencias que respalden la declaración de la oficina meteorológica.

Los investigadores intentan confirmar que la alerta en el radar fuera provocada por el enjambre, pero debido a que los hechos tuvieron lugar a altas horas de la noche, hubo muy poca visibilidad para poder pruebas.

«Definitivamente no son pájaros y no son murciélagos, pero todavía no estamos seguros de si se trata de mariquitas», dijo Alex Tardy, de la NWS, quien aseguró que el radar detectó «un montón de cosas pequeñas del tamaño de grandes gotas de lluvia», pero estos podrían tratarse de pedazos de aluminio, los cuales son liberados en el aire, por los militares para dificultar las detecciones.

Por su parte, el entomólogo Steve Heydon, de la Universidad de California, explicó que es inusual que esta cantidad de insectos migrara al mismo tiempo, además son criaturas que suelen estar activas a una temperatura cercana a los 15°C, y la noche del martes fue más fría que eso.

Otro escéptico fue el científico ecológico, James Comett, quien aseguró que esta no es la temporada habitual para la migración de mariquitas, además que un enjambre de semejante tamaño debió ser mucho más visible, incluso, debió haber oscurecido los cielos en la región.

También señaló que durante la primavera, las mariquitas se dirigen al norte en busca de comida, además el peso de sus alas no les permite volar a suficiente altura como para producir un eco de radar.

Finalmente, la nube desapareció del radar desapareció y los observadores climáticos perdieron de vista a las supuestas mariquitas, por lo que de momento, los científicos no pueden explicar con seguridad que fue lo que ocurrió.

Con información de Actualidad RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas