fbpx
Cuba Noticias

¿Mal augurio para los cubanos? Se incendia simbólica ceiba en Yaguajay

¿Mal augurio para los cubanos? Se incendia simbólica ceiba en Yaguajay (Foto: Asere)

El temor y las conjeturas de todo tipo se extendieron rápido por el poblado de Yaguajay la noche del lunes, cuando el brillo intenso de las llamas que devoraban la emblemática ceiba “de Ignacio Agramonte” mantuvo despiertos a los vecinos.

Cargadas de simbolismo, las ceibas son árboles sagrados en Cuba. Las creencias sobre su santidad rompen las barreras de diferentes religiones, pasan de generación a generación y llevan a muchos fieles a honrar su majestuosidad con amuletos y ofrendas.

Las del pueblo espirituano, en especial, son conocidas en toda la provincia. “Ya es la segunda vez en la semana”, nos contó un vecino de Yaguajay que presenció el incendió.

El primer siniestro, dijo, tuvo lugar cuando el imponente árbol fue golpeado por un rayo, un incidente que considera “poco común” en el pueblo. “Le cayó un rayo, algo poco común. Empezó a secarse y a caerse a pedazos hasta que, a mucho escalar, vinieron y la desgajaron por completo”, explicó.

“Y ahí quedó, pero vino un ‘loco’ y le dio candela. No se sabe quién es, ya es la segunda vez en una semana”.

Imágenes enviadas a nuestra redacción dan fe del incendio, así como de la respuesta de los bomberos locales.

La ceiba representa una fuerte conexión con el mundo espiritual en diversas culturas que confluyen en Cuba. Tal es el ejemplo de los chinos, para quienes significa el trono de San Fan Kong, el equivalente a la Santa Bárbara.

Para las religiones afrocubanas, como los practicantes de la Regla de Osha, Iroko en su forma de serpiente es dueña y habitante de la ceiba cuando está consagrada, sincretizada con la Purísima Concepción.

Según diversos autores, para los abakuás, la ceiba es Ukano benkosi y es representación material de Abasí, el Dios Supremo. Los arará, por su parte, creen que es el único árbol que respetó el diluvio, por eso le llaman Árbol de Dios, y en ella vive el fudú Aremu, sincretizada con la Virgen de las Mercedes.

Para muchos, también habita en la ceiba la Virgen María, y el simple acto de tocarla fortifica cuerpo y el alma.

Comentarios (0)

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *