fbpx
Estados Unidos

Padre del niño autista asesinado en Miami rompe a llorar y niega acusaciones contra su esposa

Frente a las cámaras de los medios de comunicación más importantes de la Florida, el padre del niño autista presuntamente asesinado por su madre el viernes pasado en Miami, rompió a llorar y dijo que no cree las acusaciones contra la mujer.

Alejandro Ripley, de 9 años, fue encontrado ahogado en un lago luego de que la madre denunciara a las autoridades que un par de hombres la interceptaron en su auto y se llevaron a su hijo por no querer entregarle drogas.

Pero Patricia Ripley, de 45 años, fue sorprendida por una cámara de vigilancia mientras esperaba sentada por al menos 15 minutos en el estacionamiento de un Home Depot, antes de llamar a la policía para denunciar el presunto secuestro.

“Lo único que diré es que lo amamos con nuestra vida, amamos a Alejandro y no estamos de acuerdo con lo que dijeron sobre mi esposa. No es real”, dijo entre lágrimas Aldo Ripley, el padre.

Patricia enfrenta cargos de asesinato en primer grado e intento de asesinato premeditado. “Es una tragedia tremenda lo que ocurrió”, declaró el abogado de la familia, Nelson A. Rodríguez-Varela.

Según la policía de Miami-Dade, Patricia informó que Alejandro fue secuestrado a punta de cuchillo por dos hombres cerca de Southwest 158th Avenue y 88th Street en Southwest Miami-Dade, alrededor de las 9 p.m. el jueves.

Al día siguiente, el niño fue encontrado muerto en un canal cerca del Miccosukee Golf and Country Club.

Pero después de una investigación adicional, dijeron los detectives de homicidios, encontraron evidencia de que Patricia mintió sobre lo sucedido y fue la responsable de la muerte de su hijo. El informe de arresto indica que una vez confrontada por la policía, la madre confesó.

El hermano de Alejandro publicó un mensaje en Instagram que decía en parte: “Para aquellos que conocen a mi familia, hermano, madre, padre, ustedes lo saben. Gracias y Dios te bendiga.”

El abogado le pide al público que no saque conclusiones precipitadas.

Comentarios (0)

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *