Cuba Noticias

Los “negocios” de José Antonio Fraga, exdirector de LABIOFAM y sobrino de Fidel Castro

José Antonio Fraga, sobrina de Fidel Castro
José Antonio Fraga, sobrino de Fidel Castro (Foto: Juventud Rebelde-Omar Izquierdo)

José Antonio Fraga, sobrino del fallecido Fidel Castro y exdirector del Grupo Empresarial de Producciones Biofarmacéuticas y Químicas (LABIOFAM), ha sido vinculado en varias ocasiones a turbios negocios, evasión de impuestos y enriquecimiento ilícito.

Sin embargo, el hijo de Ángela Castro, la mayor de los hermanos Castro, aún se encuentra en libertad y nunca ha sido condenado por ninguna de las acusaciones en su contra. Así lo rememoró el economista cubano radicado en Estados Unidos, Manuel Milanés, en una reciente emisión de su programa online.

Milanés dedicó un metraje a enumerar los crímenes que Fraga cometió durante su tiempo a cargo de LABIOFAM, una entidad subordinada al Ministerio de Agricultura y disfrazada de sociedad anónima para poder operar en el comercio internacional y establecer relaciones mercantiles.

Vínculo con Vesco y Tender

Con la “bendición” de sus tíos —Fidel y Raúl—, José Antonio mantuvo relaciones comerciales con dos notorios delincuentes: el estadounidense Robert Vesco y el rumano Ovidiu Tender.

Junto a Vesco empezó en La Habana un proyecto para la venta del fármaco Oma, medicamento que nunca se produjo en la Isla o en el exterior. Mientras que con Tender, impulsó la edificación de una biofábrica en Serbia para lavar dinero. Asimismo, abrió una sucursal de LABIOFAM en Las Bahamas donde trabajaron su esposa y dos hijas.

Según Milanés, también existen evidencias de que Fraga movía importantes sumas de dólares a través de la mancomunidad, que le servía de paraíso fiscal, y ocultó capital en una cuenta creada en un banco ruso.

Actualmente, las denuncias contra el sobrino de Fidel se encuentran en manos de agentes de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros y en la Secretaría de Sanciones contra Cuba de Estados Unidos. Incluso, existen copias en la Comisión Internacional de Derechos Humanos.

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *