Conéctate con nosotros

Asere

Autor del tiroteo a la embajada de Cuba en Washington D.C es cubano y exmiembro de las FAR

Cuba Noticias

Autor del tiroteo a la embajada de Cuba en Washington D.C es cubano y exmiembro de las FAR

“Quería obtenerlos antes de que lo atraparan”, reza el informe oficial

Policía dentro de la embajada de Cuba en EEUU

Policía dentro de la embajada de Cuba en EEUU (AP)

Alexander Alazo, autor del tiroteo contra la embajada de Cuba en Washington D.C, nació en Cuba y fue miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, informó The Associated Press (AP).

De acuerdo con reportes del medio, el acusado, de 42 años, se mudó a México en 2003 antes de solicitar asilo político en Estados Unidos, años más tarde. En 2014, regresó a la Isla para predicar en una iglesia. Fue en ese momento —declara Alazo— que empezó a recibir “amenazadas del crimen organizado” cubano.

El pasado miércoles, el perpetrador condujo hasta la capital estadounidense para atacar la sede diplomática. “Quería obtenerlos antes de que lo atraparan”, reza el informe oficial.

Alazo estuvo durmiendo en su auto durante, al menos, nueve meses porque los “elementos del Gobierno cubano lo perseguían” y no quería poner en riesgo a su familia. El presunto criminal también fue tratado en un hospital psiquiátrico, por “escuchar voces en su cabeza”. En marzo, le recetaron medicamentos pero no cumplió el tratamiento.

En ese entonces, decidió cambiar en Texas su pistola Glock 19 por una AK-47. El cubano pensó que el rifle le daría una “mejor protección a su familia”.

El tiroteo

Al llegar a la embajada, cerca de las 2:00 a.m del jueves, comenzó a gritar e intentó encender una bandera cubana en llamas, pero no tuvo éxito. Por tanto, agarró una bandera de Estados Unidos y gritó que “era un yanqui” antes de agarrar el arma y abrir fuego contra el edificio. Los investigadores recuperaron 32 casquillos.

Las balas perforaron la estatua de bronce del apóstol cubano José Martí, las columnas y la fachada del edificio. Asimismo, hallaron agujeros en el cristal alrededor de la puerta y varios pedazos de vidrios y madera dispersos desde la puerta a lo largo del interior.

Cuando los agentes del Departamento de Policía Metropolitana interceptaron a Alazo en la calle, este aún sostenía la bandera cubana y gritaba “declaraciones sin sentido”. También recuperaron el rifle, las municiones y una sustancia blanca en polvo, que dio positivo por cocaína.

El criminal fue acusado de “ataque violento contra un funcionario o local extranjero”, daño a la propiedad de un gobierno extranjero y cargos por posesión de armas de fuego”.

En un día normal hubiera sido una “carnicería”

En una reciente entrevista concedida a AP, el embajador cubano José Cabañas explicó que en el momento de asalto había siete personas dentro de la embajada, principalmente personal de seguridad. Sin embargo, nadie resultó herido.

“Si esto hubiera sucedido en el medio del día, habría habido una carnicería”, dijo Cabañas, quien explicó que en una jornada típica habrían cerca de 50 personas dentro de la instalación.

Cabañas, llamado a la escena en medio de la noche, elogió el trabajo realizado por la policía y el Servicio Secreto de Washington D.C. Sobre todo, por su respuesta rápida y “profesional”. No obstante, aclaró que la cooperación estadounidense se ha ralentizado desde entonces y las autoridades no han proporcionado más información sobre el sospechoso.

“Es importante recordar que varios grupos e individuos han operado durante muchos años y todavía operan dentro del territorio estadounidense con impunidad”, detalló.

Facebook

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir